Archivo de la categoría: Sanidad

De cómo me hago una paja y me voy corriendo

Oswaldo Guayasamín: Las manos de la protesta. Óleo sobre lienzo. 100 x 50 cm.
Oswaldo Guayasamín: Las manos de la protesta. Óleo sobre lienzo. 100 x 50 cm.

Elizabeth Blackburn y Carol Greider identificaron por primera vez la enzima telomerasa  de una secuencia única de ADN en los telómeros que protegían a los cromosomas de la degradación. El hallazgo les valió el Premio Nobel de Medicina del año 2009.

En estudios realizados con mujeres cuidadoras de familiares enfermos, esto conlleva un alto grado de estrés, observaron que sus telómeros se hacían más cortos según pasaba el tiempo de una forma más rápida que cuando dejaban de cuidar al familiar enfermo (por fallecimiento del mismo, por ejemplo) recuperando así parte de la vitalidad y salud perdida. Seguir leyendo De cómo me hago una paja y me voy corriendo

Ordenando viejos papeles encuentro un trabajo sobre un taller de artes plásticas redactado en septiembre 1987. Tengo la fecha. Ese año un equipo de médicos con los que colaboré en el proyecto amenazaron con hacer una hoguera usando los historiales de los pacientes. ¿Porqué? Fue el año en el que los economistas tomaron el control de la gestión del hospital. Los aspectos económicos de la gestión del centro eran prioritarios y estaban por encima de los criterios sanitarios. Los profesionales díscolos fueron duramente castigados y relegados al estercolero del sistema. Desde entonces todo ha ido a peor: Los economistas y publicistas gestionan la sanidad pública con la complicidad de todos los políticos. Es fácil silenciar a los profesionales: basta dividirlos creando tensiones dando privilegios a unos y quitándoselos a otros. Osakidetza, ahora, está dividida en castas enfrentadas entre si, perfecto. Lento pero seguro descenso a los infiernos ¿inevitable?

Cáncer

El el pasado viernes, día 13, el urólogo me dió la noticia: Tienes un tumor en el riñón derecho y hay que extirparlo. Bien, un riñón menos, un problema más a superar y mil preguntas que ni siquiera la ciencia más avanzada sabe contestar. Tras unas horas asimilando la noticia se imponía el tomar algunas decisiones urgentes. No te explican con claridad los riesgos reales de la enfermedad, pero los intuyes… no importa. ¿Hay que mantener en secreto ésto? ¿Ámbito privado? No lo sé. Alain Prieto Aranguren, un joven durangués narra en un blog, con buen humor, su estancia en el hospital de Galdakao para tratar su leucemia:

Al ducharme, noté una gran mata de pelo en el desagüe, al principio pensé que provendrían de la cabeza pero al enjabonarme el cuerpo y aclararme pude apreciar claramente que provenía de mis huevillos. La verdad es que nunca me había sentido tan metrosexual...

Quieren operarme antes del día 26, no tengo tan buen humor ni el gracejo de Alain. Pero su experiencia y la de otros que han decidido hacerla pública nos ayuda a los novatos. Gracias Alain

Cronicidad

Danzas de la Muerte de Guyot Marchant, 1486
Danzas de la Muerte de Guyot Marchant, 1486

Hace algunos años, por razones de trabajo, entablé relación con uno de los psiquiatras forenses más reconocidos de este pais, creo que ha muerto y por eso citaré una frase suya: «Sería mejor usar los ingentes recursos que empleamos para estos enfermos en ayudar a la gente jóven y sana para que no enfermen en un futuro». Vale, además de ser un alcohólico, tenía argumentos muy elaborados para justificar el exterminio de todo aquel que representara una carga para el Estado,  olvidaba un detallito de nada: El vivía (y muy bien) gracias a los enfermos mentales crónicos. Seguir leyendo Cronicidad