Archivo de la categoría: Comercio justo

Secretos

Esta entrada es una simple nota referida a un artículo mucho más largo que no publicaré aquí. Resumo. El anonimato en la Red no es posible (requiere conocimientos y recursos al alcance de muy pocos). Si quieres destapar o denunciar un caso de corrupción o abuso considera cuánto poder tiene el afectado, el medio que utilizas para hacerlo es importante. Nadie te defenderá, a la larga, de las consecuencias que acarrea ese acto de dignidad. Pasado el escándalo tu vida sigue pero esta vez bajo la losa del castigo de los infames (esos que siempren caen de pie). ¿Se puede hacer algo?. Si, conspirar. Un ejemplo real voy a contar y que cada cual saque conclusiones.

Una multinacional de telecomunicaciones, conocida por sus reiterados abusos, cometió el error de tocar las pelotas a un grupo de administradores de sistemas y consultores de empresas. Dicha multinacional cuenta con la protección de un aparato judicial lento e ineficiente auspiciado por un sistema político corrupto. Nada que no sepamos. Requiere mucho tiempo y recursos cambiar este sistema. ¿Qué hacer?

Movilizar contactos, coordinarse, trabajar discretamente y convencer a grandes clientes cambiar de proveedor. Resultados: Pérdida de importantes clientes mas otros pequeños, no menos importantes, hasta un número de 1.780. Aún hoy siguen perdiendo clientes misteriosamente. Eso si que  duele.

La estrategia, basada en el poder del consumidor (grande o pequeño) y coordinado, también funciona (a veces).

Café (I)

Cultivo de café
Cultivo de café. Imagen: Coordinadora Estatal de Comercio Justo

Siempre he creído que la prensa y los medios locales (incluidas las versiones digitales) son un magnífico ejemplo de lo que no debe ser el periodismo: un amanuense que escribe al dictado de no se sabe muy bien quien, incapaz de plantear, investigar y profundizar en nuevos temas. Un reflejo fiel también de lo que sucede con la prensa nacional e internacional. No soy periodista, no pretendo hacer periodismo, sin embargo los medios modelan la opinión (y la moral) pública y eso si me interesa. Jugaré a ser periodista e intentar encontrar aquellos datos que expliquen (de eso se trata)  porqué vivimos en un estado continuo de crisis. La tarea se presenta casi imposible, sin embargo puedo comenzar por un tema aparentemente sencillo y me servirá  para intentar entender tanta mierda e injusticia. Empecemos. Seguir leyendo Café (I)

consume imbécil, consume

Los hábitos de consumo de los ciudadanos de la comarca del duranguesado no difieren demasiado de los del resto del país. Compran en grandes superficies, les importa una mierda dónde fabrican su ropa o cuantos negritos mueren para tener su móvil molón. Pongamos un ejemplo, un chiste si lo prefieren, los campesinos guatemaltecos de San Miguel de Pochuta viven, o sobreviven apenas, del cultivo de café. ¿Adivinan cuánto reciben por su trabajo? Ni lo se ni me importa, allí está Bateginez para reparar la miseria de la que también somos responsables.   Seguir leyendo consume imbécil, consume

Monsanto

“Hace unos días, conversando con una amiga muy puesta en temas ecológicos, agrícolas y medioambientales, escuché por primera vez este nombre. Monsanto. Antes de continuar me gustaría aclararles que nunca he sido un tipo preocupado por la alimentación sana y natural. Es más, practico una dieta capaz de hacer santiguarse a cualquier nutricionista que la conozca. Aunque sea ateo. Para escribir esta entrada no me mueve ni el amor a la dieta mediterránea ni la devoción por la agricultura ecológica. Lo que me impulsa a hablar de Monsanto es la fascinación que siempre he sentido por los hijos de puta”. Monsanto

La difícil tarea de comprar piñas “limpias”

Infravaloramos nuestro poder como consumidores para cambiar el mundo. Informarse y realizar un pequeño esfuerzo cotidiano pueda cambiar la vida de muchas personas. Café, chocolate, textiles… Miriam Márquez describe su recorrido para encontrar piñas cultivadas y distribuidas bajo condiciones laborales justas: “Hace un par de semanas escribí un reportaje denunciando los problemas sociales, laborales y ambientales que rodean el cultivo de piña en Costa Rica. Muchos de vosotros me pedisteis alguna alternativa para seguir comiendo esta fruta sin veros inmersos en el complejo e injusto engranaje que rodea este inmenso negocio agrícola. Para responder a esta petición he realizado un pequeño “viaje” a través de los distintos tipos de certificaciones con los que puede contar un producto y su significado. Una variedad con la que el consumidor medio no suele estar familiarizado y que esconde también sus matices y hasta sus polémicas. Empecemos a analizarla” La difícil tarea de comprar piñas “limpias”