Archivo de la categoría: Enrique Díaz Soldevilla

Enrique Díaz Soldevilla ‘Solde’

Enrique Díaz Soldevilla 'Solde'

El día 10 es mi cumpleaños y la iniciativa del Museo de Arte e Historia de Durango de inagurar una exposición de esculturas de Enrique Díaz Soldevilla (1935-2006) este 10 de octubre próximo es un magnífico regalo. Raquel Calvo, por cierto hecho de menos sus artículos en el Diario El Correo, dedicó un extenso reportaje a su figura. El motivo de aquel reportaje fue el homenaje que la Asociación de Artistas del Duranguesado le hizo en las Salas Municipales de Cultura de Durango. Seguir leyendo Enrique Díaz Soldevilla ‘Solde’

Exposición homenaje a Solde

Girasoles en Euzkurdi. Enrique Díaz Soldevilla (1935-2006)

La Asociación de Artistas del Duranguesado ha organizado una exposición homenaje a Solde, Enrique Díaz Soldevilla (1935-2006), inagurada el día 18 de Mayo en la Sala de Exposiciones de Ezkurdi y que termina el próximo día 27 de Mayo. Podeís leer esta referencia sobre él en Anboto News y esta reseña escrita por Raquel Calvo para el diario El Correo. Como diría Solde: Al burro muerto, la cebada al rabo.

Enrique Díaz Soldevilla – Solde (1935 – 2006)

En este año nos han abandonado muchas personas. Entre ellas Solde. La pasión por su trabajo artesanal (o artístico) era de todos conocida. La memoria de Solde (su obra) parece que va a seguir el mismo camino que la de un viejo amigo suyo Jomaso (Jose María Soto). Podemos estar o no de acuerdo en cuanto al status alcanzado en la Historia del Arte. Pero Solde y Jose Mari merecían algo más que el discreto olvido, aquí recordamos. Veremos que es lo que podemos hacer desde este modesto medio (y daremos la lata de tarde en tarde). De momento , recordando, rescatamos esta reseña de Jacqueline:
Ezkurdi con girasoles
1995. Acrílico, 45 x 38 cm.
Foto de Iban Gorriti

Alcanzar el máximo de matices y movimientos con el mínimo de elementos. Hacer de la indisciplina de la multiplicidad su manera de independizarse de modelos artísticos. Pero, sobretodo, ofrecer goce y fruición a través de su mirada conmovida lanzada sobre la vida ordinaria y sobre lo que esta comporta de inquietante extrañeza. Eso es lo que ha buscado el artista vasco Solde en las más de cien obras expuestas del 7 al 16 de marzo en la Sala Ezkurdi de Durango.

Solde es pintor y escultor autodidacta. Su capacidad creadora se manifiesta en aproximadamente mil obras en las que predomina el impresionismo. En su obra plástica, además de óleos y acrílicos de formas y colores desvirtuados se encuentran también cuadros en taracea en los que los contrastes de colores, luces y sombras se obtienen al combinar maderas diversas. En sus esculturas se destaca la transformación de materiales de desecho, con la mínima manipulación de la materia.

Un ejemplo del éxito de este reto es la obra “Monjes cantando”. Una escultura tanto mística cuanto ascética, hecha con horquillas de caja de cambios de camión, trozos de chapa y alambre adornado. En 1996, esta escultura fue escogida por la Abadía de Sto. Domingo de Silos (Burgos – España) como imagen ideal para la divulgación de una grabación de sus cantos.

Nacido en Durango, en 1935, ya a los 13 años Solde empieza a recibir encomiendas de cuadros retratando caseríos de su entorno. Con 15 años, siguiendo la tradición local, empieza a trabajar en una forja y allí aprende técnicas que le ayudarán en la creación de sus esculturas. Durante 42 años compaginará su creatividad artística con su labor profesional como troquelista.

Jacqueline Guimarães Ferreira