Enrique Díaz Soldevilla ‘Solde’

Enrique Díaz Soldevilla 'Solde'

El día 10 es mi cumpleaños y la iniciativa del Museo de Arte e Historia de Durango de inagurar una exposición de esculturas de Enrique Díaz Soldevilla (1935-2006) este 10 de octubre próximo es un magnífico regalo. Raquel Calvo, por cierto hecho de menos sus artículos en el Diario El Correo, dedicó un extenso reportaje a su figura. El motivo de aquel reportaje fue el homenaje que la Asociación de Artistas del Duranguesado le hizo en las Salas Municipales de Cultura de Durango.

Esculturas de Solde
Esculturas de Solde
Fotografías proporcionadas por el Museo de Arte e Historia de Durango

Podría decir muchas cosas de Solde y de su obra, solo señalar el empeño que ponía en su trabajo y las apasionadas charlas que teníamos cuando nos encontrábamos cerca del parque de la iglesia de Tabira. Son los hombres como él, los excepcionales y tenidos por raros, los que hacen que la vida sea mucho más interesante. Yo prefería al hombre, ahora solo nos queda su obra: rastros y huellas de sus sueños.

Sin Título. Técnica mixta
Sin Título. Técnica mixta
Fotografía EuskoNews

Del 10 de octubre al 2 de noviembre del 2008 en el Museo de Arte e Historia de Durango.

Firma Cayetano Lupeña

Referencias:


Un homenaje a ‘Solde’ reabre hoy la sala de exposiciones de la plaza Ezkurdi

Por Raquel Calvo
Diario El Correo 18 de mayo de 2007

La sala de exposiciones de Ezkurdi, que ha permanecido cerrada por las obras de remodelación del parque, se abre hoy para dar cabida a una retrospectiva sobre la obra del artista durangués Enrique Díaz Soldevilla, ‘Solde’, cuando se cumple un año de su muerte. La muestra contará con 106 piezas, entre pinturas y esculturas, además de un vídeo en el que se muestran tres centenares más. A pesar de lo abultado de la colección presente en el homenaje, lo cierto es que sólo es una pequeña parte de las cerca de 2.000 obras que realizó a lo largo de su trayectoria.

A petición de su familia, la obra de quien se definía a sí mismo como «anarquista del arte» regresa así a un espacio especialmente querido por el artista y en el que expuso por última vez apenas un año antes de su fallecimiento. En aquella ocasión, ‘Solde’ mostró a sus vecinos su particular visión de elementos como la cruz de Kurutziaga, la fuente de Ezkurdi, Fray Juan de Zumarraga o la virgen de Uribarri, que compuso a partir de materiales de desecho.

Autodidacta y desengañado del mercado del arte, ‘Solde’ entendía la labor del artista como un desahogo de su interior, un vaciado para el que utilizaba cualquier material disponible, desde raíces de árboles a las horquillas de la caja de cambios de un camión. «Ser artista no es poner las manzanas, las cerezas, la puerta, la jarra. El artista es el que crea, el que usa la imaginación», dijo en una entrevista en Durango Irratia.

Así lo recuerdan en una carta enviada a los medios sus familiares y colegas de la Asociación de Artistas del Duranguesado, que han organizado la exposición que se inaugura hoy y que animan a comprobar ‘in situ’ la «singular muestra de capacidad creativa del autor. Era, según dicen, «una persona siempre en el extremo de sí mismo, para bramar en contra de injusticias y para exaltar la belleza de su tierra. Pero a su manera, sin atrincherarse en rincones ideológicos, sociales o culturales». Ese carácter extremo no pasó desapercibido tampoco para quienes no lo conocieron. El recuerdo de su figura, la del señor con el sombrero verde, quedará impresa en el recuerdo de muchos durangueses.

La exposición podrá visitarse hasta el próximo día 27.

Artículo de Raquel Calvo para el Diario El Correo
18 de mayo de 2007

5 comentarios en “Enrique Díaz Soldevilla ‘Solde’

  1. Fuimos amigos, mas bien conocidos, y se que a ti Cayetano te apreciaba. En vida echaba pestes contra los que hoy le homenajean. En vida se reían de él, lo menospreciaban y ninguneaban … ¡Qué vueltas da la vida!. Es verdad que tenía algo de mala leche, pero vivía el arte con pasión, con sencillez y sin dobleces. Es un homenaje muy merecido

  2. Hola Xabi, gracias por el comentario.

    Es cierto que sufría mucho y estaba bastante enfadado con el trato que recibía, pero eso es algo muy común entre artistas, sean artesanos o creadores. Lo importante es que su recuerdo permanezca entre los que lo conocimos, es otra forma de inmortalidad.

    Un saludo

  3. Los genios nunca caminan por la gran vía. Los caminos son más interesantes que las autopistas y los artistas que deciden no comulgar con el trágala del momento, son apartados de la actualidad-realidad. Soldevilla tomó su propio camino, más original, más apropiado, más interesante y seguramente más feliz, pero eso tiene un precio que hay que estar dispuesto a pagar. Dicen los japoneses que el camino del guerrero siempre es solitario, en este caso, la vida del artista independiente siempre es una vida desamparada. Por todo esto , por su obra y por que decidió caminar sólo, Soldevilla fue un genio.

  4. ¡Qué voy a decir de mi buen y añorado amigo Solde, “tocayo” para mi, como nos saludábamos siempre. Cuantas horas hemos compartido momentos de crítica, por su parte, a ayuntamientos, obras de arte, exposiciones, etc., etc., era su pasión y yo le escuchaba atentamente y, hasta estaba de acuerdo en muchas ocasiones, je, je.
    ¡Qué perdida tan grande!, nos quedamos sin un gran artista, no de esos que van al Guggenheim, amigos del dinero y políticos y que él tanto criticaba, sino de los del pueblo, de los nuestros, con los que no hay problema para hablar y tomar un vino.
    Para terminar no me queda otra cosa que animar a todas y todos los lectores de este foro a que asistan a dicha exposición, donde podremos ver motivos y obras con sentimiento y cercanas al pueblo.
    Solde, tocayo, siempre te recordaré.

Los comentarios están cerrados.